lunedì 21 luglio 2014

El astronauta















Aquella tarde el equipo nacional jugaba un partido del campeonato Mundial de fútbol. Eloisa no tenía ganas de quedarse en casa mirando la tele con su marido e hijo. Decidió  salir e ir a pasear por la ciudad. Dejó la bicicleta en el garaje e se fue andando por el casco antiguo sin ninguna meta.
Al principio le pareció muy raro que hubiera tan poca gente por la calle, luego cayó en la cuenta de que todo el mundo estaría viendo el partido.
Había uno que otro turista que ya iba retirándose al hotel o hacia el autocar que los llevaría a otra ciudad donde harían noche. Algunos dependientes habían salido al portal de las tiendas porque estaban un poco aburridos sin nada que hacer.
Los pasos de Eloisa resonaban por la calzada de aquellas calles estrechas y por eso tan frescas en verano. Unos músicos ambulantes recogían sus instrumentos para marcharse, viendo que no había público.
La luz del ocaso iluminaba la parte baja de  los edificios antiguos, que desde hacía tantos siglos  miraban inmóviles, casi a escondidas, a los transeúntes que pasaban.
Eloisa, andaba despacio, observando todos los detalles por eso le parecía como si estuviera en otra ciudad.
- ¿Cuánta gente habrá vivido, trabajado, reído, llorado, comido, bebido, peleado y amado detrás de aquellas ventanas? ¿Cuántos chiquillos habrán jugado o correteado por esas calles? ¿Cuántos niños habrán nacido y cuántos viejecitos habrán muerto en las camas de las alcobas de aquellas casas? Se preguntaba.
- Somos siempre las mismas personas, aunque nos vayamos relevando, hacemos, siglo tras siglo, las mismas cosas, y siempre volvemos a los mismos fallos. Se decía.
- ¡Nos queremos tan poco a nosotros mismos!! Tememos siempre el juicio de los demás. Por eso nos cuesta respetar a nuestros semejantes. ¿Qué nos pasa? Creo que muchos tenemos miedo de vivir y por consiguiente de morir. Miedo de la vida y miedo de la muerte, ese es el mal, acabó diciéndose Eloisa casi en voz alta mirando hacia aquellas ventanas abiertas de par en par.
Las campanadas de una  iglesia cercana, que  iban anunciando las ocho de la tarde, inundaron la calzada  haciendo vibrar su  piel  como si una corriente plácida y tibia la acariciara. Eso la sacó de sus pensamientos y un bienestar inesperado la contagió.
Un mendigo que también se estaba marchando, mientras arrinconaba unos carteles para el día siguiente, le sonrió.
El hombre, no era tan viejo como había parecido al principio debido a su  viejo indumentario y a su cuerpo encorvado.
Cuando se levantó él le dijo:
-  ¡Buenas tardes!
Ella se quedó embobada mirando a aquel personaje que de pie mostraba un porte distinguido. No olía del todo bien pero era educado y tenía un no se qué de carismático.
- Me llaman El astronauta y soy de Barcelona. Mire esas revistas. ¿Puede comprarme una? 
- Las editamos los locos y los vagabundos, los que no tenemos nada que perder y muchas cosas que ofrecer a los demás. Por lo que se refiere a la imprenta nos ayuda una parroquia de la ciudad. Escribimos poesías y relatos sobre nuestras vidas. Así ganamos un dinerito. Siguió diciendo.
- Puede hablarme en catalán, porque yo también soy de su tierra.  Me llamo Eloisa pero  todo el mundo desde pequeña me llama Lisa, sin embargo ahora que tengo casi sesenta años empiezo a  apreciar la belleza  de mi nombre. Le dijo ella contenta de haberle contado aquella cosa que todavía no había dicho a nadie.
- Me emociona pensar en Cataluña, hace mucho tiempo que me marché, me gustaría volver, pero no puedo con toda mi alma. Dejé allí todo lo que tenía: mi  primera esposa,  a quien tanto quise; mi piso que pasó a manos de mi segunda mujer, quien tiempo atrás me había echado de nuestro hogar; mi trabajo como administrativo en una empresa, del que me despidieron; mi coche, donde dormí durante muchos meses; mis amigos, quienes querían prestarme dinero, que por orgullo no acepté; mi madre, a quien no tuve el valor para decirle que había tocado el fondo. Dicho esto se mantuvo callado unos segundos  mientras  se apoyaba con las manos  en la pared.
- Encontré por casualidad hace unos meses a un conocido de Barcelona, quien me dijo que mi madre todavía estaba viva y que la cuidaba una señora de fiar. Le escribí a ella una carta prometiéndole que iría a verla y se la di al señor de Barcelona, pero no se si le habrá llegado. Quisiera volver, sin embargo algo en mi interior no me deja que huya del mundo donde me he refugiado durante todos esos años.
- Si quiere cuando yo regrese a Barcelona puedo ir a ver a su madre para decirle que usted está bien. Le dijo sonriendo Lisa.
- Vagabundeando por el mundo se abandona el pasado, se aprende a vivir el presente, se acepta sin rechistar lo que va llegando y se pierde el miedo que todos tenemos de morir. 
Ahora tengo que irme, mañana le voy a dar las señas de mi madre. Venga aquí a la misma hora, la estaré esperando. ¡No se olvide de comprarme la revista!  Lo dijo  dibujando una sonrisa en su boca pequeña que iluminó su rostro aguileño y sus ojos negros, que  antes parecían apagados, empezaron a destellar.
- Vale, deme una, aquí tiene unas monedas. Entonces hasta mañana, volveré a la misma hora. Adiós. Las últimas frases se las dijo de prisa, como hacía siempre cuando hablaba catalán.
Eloisa  se fue andando hacia una tienda de óptica, para mirar monturas, pues hacía unos  días que había caído en la cuenta de que necesitaba cambiar las gafas para observar mejor los detalles.
Mirando a través del cristal del escaparate vio el reflejo del Astronauta quien iba  moviéndose despacio por la acera. Sintió por él un  poca  de pena  mezclada con mucha veneración. 
- ¿Por qué  siento admiración por ese  pobre hombre que no logra ni ir a ver a su madre? Se preguntó Eloisa.
- Será porque el Astronauta  ha  ido aprendiendo a aceptar lo bueno y lo malo de toda la vida  y  no  le tiene miedo a  la muerte. Mientras pensaba eso desde una de ventanas abiertas salió un  grito: ¡Gol!

Nessun commento:

Posta un commento